Una asociación de ideas tan real que asusta | 24segundos.com

Una asociación de ideas tan real que asusta

Regresaba yo tranquilamente hacia mi casa cuando una leyenda escrita con rotulador barato en la pared de una tienda de informática llamó mi atención: «la tecnología es un cáncer»; aunque más curiosa y rotunda era la contestación recibida escasos centímetros debajo de la misma y con rotulador de igual color aunque de aparente mejor calidad: «y tu imbécil».

Rápidamente mi cabeza naranja  generaba por cuenta propia un sencillo juego de asociación de ideas: a un lado tan rotundas afirmaciones, y al otro, como de un pasatiempo se tratara, ACB-Menorca-Juez Único. Solo faltaba unir con flechas. Anímense, esta es fácil.

En cuanto a la primera de las flechas, la falta de avances tecnológicos aplicados al baloncesto empieza a ser preocupante, más cuando pretendemos que nuestra competición patria siga siendo el primer referente del baloncesto europeo y segundo mundial por detrás de la por ahora inalcanzable NBA. Y esto solo unos días antes de que la liga americana aprobase la utilización del video por parte de los árbitros en situaciones de tiro. La tecnología  puede convivir perfectamente con este deporte sin minar su esencia. Además se hace mucho más necesaria cuando el deporte se apellida «profesional» (gente que vive de esto) y sus árbitros se apellidan «amateur o no profesional» (gente que no vive de esto). Otra contradicción que supongo entenderé cuando sea mayor.

En cuanto a la segunda de las flechas, y para que nadie se sienta ofendido, empezaré copiando literalmente la definición del adjetivo imbécil que podemos leer en la primera acepción del Diccionario de la RAE: Alelado, escaso de razón. Tal definición es la misma que se puede deducir de las palabras de Jose Luis Sintes, presidente del Menorca al recibir el fallo del Juez Único donde se desestimaba el recurso presentado por su equipo tras el primer partido de liga contra el TAU: «Como mínimo esperábamos un fallo en condiciones, no la chapuza que han enviado. Es el fallo más escueto que he visto en mi vida, y tiene cinco faltas de ortografía en un folio». Cierto es que no conozco la legislación, pero si conozco las ganas de trabajar, las cuales al parecen haber desaparecido en el señor Juan Ramón Montero. Pero si acabamos de empezar señor Montero!!.

Dice el refrán que cuando el rio suena, agua lleva, y las reclamaciones de los «equipos pequeños» son cada vez más y curiosamente siempre con el mismo resultado. ¿Casualidad?, juzguen ustedes mismos. Yo he visto el vídeo, escuchado a los que se hacen llamar expertos y entendidos, e incluso, y sin que sirva de precedente, he escuchado a los árbitros, y creo que es la primera vez que estamos todos de acuerdo.

También podría gustarte Más del autor