Torneo Internacional de Iscar: España campeona | 24segundos.com

Torneo Internacional de Iscar: España campeona

Por octava vez consecutiva, España se proclamó campeona del Torneo Internacional de Iscar (Valladolid). En esta undécima edición, la Turquía del poderoso pívot Kantar tuvo que rendirse a la evidente superioridad de la Selección Española U16 masculina (70-45).

Cinco minutos duró la peligrosidad de Turquía y su gigante Kantar en manos de la Selección Española. Tras esa primera toma de contacto Michel Acosta y Francisco Blanco se encargaron de manter a raya al pívot turco para propiciar las primeras ventajas españolas (17-10, min.10).
Ante la ineficacia de Kantar su entrenador Mustafa Derin lo envió al banquillo y España se disparó en el marcador hasta los 20 puntos (33-13), aunque dos rápidos contraataques del Turquía recortaron al descanso (33-19).
La dinámica del encuentro no varió tras el descanso. España siguió sumando con facilidad, mientras que Turquía se hundió en la precipitación de los triples (1/25). Así se llegó a una máxima ventaja de 28 puntos después de un parcial de 9-0 (63-35, min. 31).

Con todo decidido, en el último cuarto el juego de ambos conjuntos se descontroló, aunque eso no impidió un parcial final para el equipo de Manolo Aller de 23-16 para colocar el definitivo 70-45 en el marcador.

ESPAÑA, 70 (17, 16, 14, 23): Joan Creus (7), Michel Acosta (14), Joan Tomas (12), Alex Igual (2), Francisco Blanco (15) –cinco inicial-, Carlos Marzo (1), Jordi Mas (0), Adriá Montero (3), Miguel Servera (5), Ángel Aparicio (7), Pedro Fariña (4) y Francisco Guerra (-).
TURQUÍA, 45 (7, 12, 10, 16): Kaspar (11), Yuksel (4), Vardal (7), Sancakli (5), Kantar (8) –cinco inicial-, Fenerciler (0), Bergansa (6), Avci (2), Gorbacioglij (2), Tokmak (0), Surek (-) y Tug (-).

CASTILLA y LEÓN SE DESPIDIÓ A LO GRANDE: 62-71 ANTE ESLOVENIA
Tras un comienzo lleno de imprecisiones, Castilla y León tomó sus primeras ventajas gracias a una ferrea defensa y a un eficaz contraataque (17-9, min. 10). La ventaja se disparó hasta los 14 puntos cuando los castellano-leoneses acertaron desde el perímetro.
Eslovenia cambió de cara tras el descanso, pero no fue hasta el último cuarto cuando consiguió situarse a dos puntos de Castilla y León y en disposición de luchar por el partido. Sin embargo, en esos momentos de tensión el público se volcó con el equipo local y eso resultó decisivo para que la Selección de Castilla y León acabara en un merecidísimo tercer puesto.
ITALIA RENACIÓ ANTE POLONIA (87-82)
Italia venció a Polonia por 87-82 en la lucha por la quinta posición. Italia buscaba resarcirse tras la mala imagen ante Turquía, pero le costó centrarse. A Polonia le bastó con un juego ordenado y el control del rebote para doblegar el tristón juego de los transalpinos (37-48, min. 20).
Tras el descanso llegó la reacción italiana. Apareció Sgobba (el mejor escudero de Ingrosso en este torneo) y Sabbatino (el mejor del partido con 24 puntos), e Italia volvió al juego ordenado e intenso que había caracterizado sus primeros encuentros. Un parcial de 12-0 colocó a Italia por primera vez por delante (63-60). Polonia no supo reaccionar ante la intensidad italiana, que tirando de oficio se aferró a la victoria con los tiros libres (87-82)
HUNGRÍA, SÉPTIMA AL DERROTAR A UNA COMBATIVA GEORGIA (67-72)
El encuentro por el 7º y 8º puesto se presentaba con el único aliciente de finalizar el torneo con una victoria en el torneo. Las selecciones que se enfrentaban, Georgia y Hungría, hacían su debut este año en el campeonato y no con muy buen pie. Por lo tanto, el partido se presentaba igualado.
Hungría mostró mejores sensaciones iniciales por medio de Balazs Kollar y el buen trabajo en la zona de Norbert Timko, con lo que llevó al descanso con una clara ventaja (31-47) ante una Georgia que volvió a abusar del triple.
En la reanudación, Georgia serenó su juego, seleccionó mejor sus ataques (penetraciones y tiros de 2) y mejoró en defensa, con lo que se recortaron las diferencias. En esta aproximación tuvo mucho que ver la buena actuación de Bokolishvili (21 puntos) y Eliadze (19), aunque el verdadero revulsivo fue Alkhanaidze, que se destapó en estos partidos por su intensidad de juego y defensa (67-67).
En este momento surgió la figura del húngaro Kollar (26 puntos), bien escudado por Szucs (16), para acabar con la reacción de Georgia, que terminó en la última posición del torneo.

También podría gustarte Más del autor