No es lo mismo ser que estar.

No es lo mismo ser la segunda mejor liga del mundo (de boquilla) que estar en una de sus mayores crisis deportivas, económicas e institucionales desde su creación.

Mientras se vende (equivocadamente) el producto a propios y extraños, la continuidad de la liga se juega en las canchas y en los despachos, solo que esta vez el traje y la corbata tienen más importancia que el pantalón corto y la camiseta de tirantes.

No es lo mismo ser la Asociación de Clubes de Baloncesto, que estar en la Asociación de Clubes de Baloncesto. Mientras que cuatro equipos luchan por mandar dentro y fuera de las pistas, en los mismos escenarios, ocho intentan no pasar desapercibidos pero teniendo claro que se hace lo que diga la rubia, y otros seis protestan mientras intentan por todos los medios no desaparecer.

Y es que no es lo mismo ser equipo de la ACB, que estar en el equipo de la ACB, pues el ser o no ser te lo ganas en la pista, mientras el estar o no estar te lo ganas moviendo la cabeza de arriba hacia abajo.

No es lo mismo, ¿o si?.

También podría gustarte Más del autor