La crisis va por barrios

Ya decía Sito Alonso que no quería oír hablar de la crisis del Madrid. Y es que la palabra “crisis” en esto del deporte te suele jugar muy malas pasadas. Un Madrid herido en su orgullo se puso el traje de faena para llevarse la victoria en Badalona y dar así un respiro a Joan Plaza. Y de Badalona a Valencia donde Pamesa también se puso el mono azul (naranja en este caso), para acabar con su “crisis”, dejando la victoria en casa (resultado engañoso) más por orgullo que por juego ante un Granada correoso.

Y de Valencia a Murcia, para ver como los de Hussein tenían que pasar de los cien puntos frente a Bruesa para poder poner la segunda victoria en su casillero y la segunda alegría a su sufrida afición. Y de Murcia otra vez a Barcelona, para ver como los de Casimiro acababan con su particular “crisis” ganando en el Palau. Sin duda una buena forma de empezar. Al menos eso debieron pensar los jugadores de Estudiantes justo después de pasar la patata caliente a los de Xavi Pascual, tras dos derrotas consecutivas y muchas dudas de juego.

Y de Barcelona puente aéreo a Madrid y Bilbao donde Menorca y Cajasol viven en una crisis permanente. Los insulares perdieron nuevamente, esta vez en Fuenlabrada y se hunden en el fondo de la tabla junto con los sevillanos que volvieron a caer estrepitosamente en Bilbao, y que vuelva a dejar en la cuerda floja a Manel Comas. Y de Bilbao a Zaragoza, donde el CAI encuentra la tranquilidad ante un Manresa que ya vivía en ella. Y para acabar que mejor sitio que Canarias, allí donde juega el líder de la ACB tras su merecida victoria frente al Unicaja. Pío, pío.

También podría gustarte Más del autor