La consabida ineficacia de la marcha atrás | 24segundos.com

La consabida ineficacia de la marcha atrás

A estas alturas una final entre Barcelona y TAU es como el hijo no deseado: te preguntas como ha podido pasar, te niegas a aceptarlo, te lamentas, te resignas, lo aceptas, y al final hasta lo quieres. Y es que de todos es sabido que los métodos anticonceptivos nunca aseguran el 100% de efectividad. Para que luego digan que la ACB y la naturaleza son sabias.

En el duelo catalán: dos a cero e Ilyasova de portero. Que manera de atrapar balones por parte del ala-pivot turco recuperado por Xavi Pascual para la causa. El equipo con el que Ivanovic «no podía hacer más» ya está en la final de la ACB y clasificado para la próxima Euroliga (¿ACB manipulación?). Y es que en este mundo, Dusko, somos dueños de nuestros silencios y esclavos de nuestras palabras. En el Juventud fue morir el perro y acabarse la rabia. Lakovic acabó con las pocas fuerzas que le quedaban a un maltrecho Rudy y el resto no fueron capaces de vengar a su capitán caído en combate. El físico de la Penya no aguantó las necesidades deportivas y económicas del Barcelona.

En Málaga por su parte un guión que ya lo hubiese firmado el mismísimo Alfred Hitchcock. La aparición en escena de Davor Kus a falta de segundos y con la única misión de meter dos tiros libres, especialidad de la casa, hacían prever un final feliz, pero al croata se le olvidó el guión en el momento más inoportuno. En su lugar, las actuaciones de Rakocevic y Mickeal les valieron a ambos sendas nominaciones a los ACB de oro. El equipo del siempre cuestionado Spahija ya está en otra final mientras en Vitoria se le sigue buscando sustituto. O no. Palabra de Josean.

Sinceramente, que gane el mejor.

También podría gustarte Más del autor

hello