Exámenes en la Adecco LEB Oro antes de Navidad

Jornada 14 e interesantes pruebas para los candidatos al primer gran objetivo de la temporada que no es otro que acabar entre los dos primeros clasificados de la primera vuelta que acceden a disputar e partido ‘desafío’ de la Copa Príncipe de Asturias. Los líderes visitan las pistas de Burgos y Gandía.

El Plantío se convierte en un nuevo y difícil examen para este Melilla de Paco Olmos convertido ya en favorito de la competición. Tras su contundente victoria de la semana anterior el Melilla afronta en reto consciente de la importancia de sumar en una de las pistas más complicadas de la liga. Por su parte, el Lucentum Alicante, con la autoestima recuperada tras la brillante victoria de la semana anterior precisamente ante el conjunto burgalés se presenta ante uno de esos denominados partidos trampa en la pista de un Gandía que sumó una balsámica victoria la semana anterior.

Valladolid y Breogan, los dos perseguidores inmediatos, también afrontan importantes y complicadas pruebas que deben superar para optar aprovechar cual quier tropiezo de los líderes. Valladolid recibe a un Cáceres en clara línea ascendente mientras el Breogán visita a un irregular y peligroso Los Barrios que ya demostró la semana anterior en Lleida de lo que es capaz cuando está enchufado. Los nacionales del equipo andaluz están sacando el equipo adelante y una victoria ante los gallegos les daría alas en su ascenso hacia las zonas de playoff.

Tres equipos, Tenerife, León, y Burgos, se sitúan con un balance de 8-5 que los coloca muy cerca de la frontera del playoff. Tenerife vive envuelto en la convulsión Barbour, en una situación inesperada y dolorosa tanto para el equipo como para la afición. En ese clima enrarecido se enfrenta a un León que quiere sobreponerse de la dura experiencia vivida la semana anterior en Melilla. Por su parte, Burgos tiene el reto de devolver a la tierra al crecido Melilla.

Con 7 victorias y 6 derrotas andan Lleida y Cáceres en esa ahora sí frontera entre el éxito y el fracaso. Porque aunque por razones diferentes ambos equipos se han propuesto estar en el grupo de protagonistas de esta igualada y complicada liga. Cáceres tiene la oportunidad de jugar sin demasiada presión ante un Valladolid en horas altas. Lleida se ve nuevamente obligado a recuperar lejos lo que deja escapar en casa. No es La Laguna una pista propicia para volver a la alegría aunque en las últimas semanas los de Alejandro Martínez parecen haber perdido esa fuerza que les convertía en inaccesibles como locales.

Precisamente con 6-7 están los canarios de La Laguna, un Vic que, avisamos, seguirá creciendo a medida que avancen las semanas y se aleje de los peligros. Los de Xavi García visitan la pista de un Mallorca ilusionado con ese inesperado papel que le está tocando vivir aunque conscientes, eso sí, de que queda mucha competición por delante. Los Barrios, difícil compromiso ante Breogan, Clínicas, partido trampa en casa ante La Palma, quieren equilibrar su balance para disfrutar de las Navidades con relativa tranquilidad.

Precisamente La Palma y Mallorca, alejados tres partidos de la zona más dura de la clasificación tienen unas difíciles pero posibles oportunidades para comerse los turrones con más alegría. Algo que, inevitablemente, no hará el que salga perdedor de un partido muy importante en la zona baja como es el Illescas-Rosalía cuyo desenlace puede significar un golpe casi definitivo a los gallegos o, de lo contrario, una esperanza de vida a costa precisamente de un Illescas metido en demasiados líos.

Más información en feb.es

También podría gustarte Más del autor