Crónica del Dr. Vilches: Y llegó el frío…

Demostrado ha quedado otro miércoles más que nada puede quitar las ganas de jugar a los valientes pachangueros que están dispuestos a viajar donde sea por disfrutar de una tarde baloncesto. Haciéndonos a la idea de que el Garbinet va a ser nuestro hogar (saludos desde aquí a Cocacolo, a su mujer y la futura Cocacola light) y con ropa de abrigo hasta el punto de parecer esquimales, llegamos dispuestos a que el frío no nos hiciese prisioneros y hacernos un hueco en este relato…

¿Cómo compartimos los amigos?

Como si de un patio de colegio se tratase se produjo el reparto de jugadores, al mítico Chapi Chapo jugaron los dos capitanes, Víctor y Mariano, para repartirse a los guerreros del frío allí presentes. Intentando igualar los equipos por primera vez en mucho tiempo, así quedaron los bandos:

Blancos o Mariano´s Team: Mariano, Pepe, Pipo, Edith, Sergio y Jovenalumno

Azules o Victor´s Team: Víctor, Roberto, Roger, Chicho, Fran y Javi.

Hay que decirlo, el reparto de equipos fue bastante bueno, no había desequilibrios ni desventajas, todos íbamos con las mismas armas dispuestos a ganar la pachanga que, en esta ocasión, se jugó al mejor de 5.

Principio…

Esto de los partidos a todo el campo ha traído un debate (mirar foro para enterarse bien) que tiene sus defensores y sus detractores, este humilde cronista no se moja para que no le metan caña, bastante tendré que soportar cuando leáis este tostón.

Como todo comienzo, la cosa andaba sobre ruedas. Las energías al máximo, el cuchillo entre los dientes, la mente despierta…y yo helándome de frío en el banquillo. El primer partido fue un intercambio de golpes…y de errores. Aun no tengo claro que hizo que los partidos estuviesen igualados, si la igualdad de los equipos o la cantidad de fallos que se cometieron.

Eso si, el primer partido fue para los blancos.


…el intermedio…

El cansancio comenzó a hacer estragos en muchos de nosotros (yo mismo tuve que retirarme temporalmente incluso) y con la aparición de tan malvado enemigo, comenzó el temor de los pachangueros: el correcalles.

Corriendo a veces sin ningún sentido, comenzaron los contraataques en los cuales Javi fue el amo y señor, heredando el papel de dos grandes: Coke e Iturriaga. No se cuantas veces los azules robaban el balón y aprovechaban esa técnica, pero unos cuantos puntos se llevaron de esta manera.

A destacar la defensa tenaz que hicieron los blancos, la zona se atragantó al equipo de Víctor que no sabía por donde atacarla, y con esto llegamos al empate a 2. Último partido a la vista…y el cansancio continúa aumentando.

…último round.

Las espadas estaban en todo lo alto, el termómetro rozaba el mínimo y las fuerzas estaban ya en las duchas. Así empezaba el quinto y definitivo encuentro de la tarde rozando ya el límite de la hora.

Se le pusieron ganas, pero ya se había convertido en un correcalles total y absoluto, donde se notaba quien estaba en forma y quien no. Estaba claro que el partido se lo llevaría aquel que mantuviese la cabeza fría y estuviese acertado de cara al aro.

Un partido donde la defensa iba a marcar el devenir del resultado, por muy agotados que estuviésemos, había que luchar.

Los blancos tenían ganas, intentaron imponer la defensa zonal que tanto éxito les había dado, pero Roberto estaba dispuesto a fastidiarla. Acortaron distancia con la salida de Chicho, pero cuando parecía que los blancos iban a conseguir la remontada, no lo fue. Finalmente, victoria para los azules.

Si, la crónica es mala, como la pachanga, pero es lo que tiene no tener memoria para memorizar jugadas. Es una crónica mala para una pachanga mala, esperando al miércoles para ver si se puede mejorar, incluyendo los relatos.

MVP: Esta semana queda desierto, no soy capaz de dar dicho galardón.
Si lo se no vengo: Jovenalumno, no di pie con bola.
Meencantavivirdepalomero: Javi, gran imitador.
Se le añoró: Cada semana se van sumando más a esta lista, no me gusta, ¿eh?: Coke, Suburu, Josep, Pelucho, Rafa…
No me hace falta abuela: Mariano, porque ya es vitalicio y porque viniendo se lo ha ganado.

También podría gustarte Más del autor