Como está el patio

Dice el refrán que más vale tarde que nunca, pero viendo como está el patio, en buen momento he decidido yo volver a escribir de baloncesto. Con la ACB más rácana en anotación (según los números) y más decidida a los ojos de los no expertos (y de buena parte de los expertos) de todos los tiempos, con los arbitrájes más cachondos que recuerdo yo en los últimos años, con la NBA de la temporada que viene en el aire y sus estrellas pidiendo asilo deportivo en Europa, con el Presidente de la Federación calentando a propios y extraños…en fin, abusando del refranero español, nuca es tarde si la dicha es buena. Vamos por partes.

CAPITULO 1: Raza blanca defensor.

Decía la película que los blancos no la sabían meter, y al parecer no se equivocaban, solo que olvidaron añadir al resto de tonalidades raciales que juegan en nuestra liga, porque, y haciendo números, este año no la meten ni en una piscina. La ACB se ha convertido en una liga donde la espectacularidad aparece a cuenta gotas y casi siempre reñida con la canasta (al menos en juego, y excluyendo a Victor Sada, claro está). El músculo y el sistema por encima de todo. O eso, o eres el Regal Barcelona.

CAPITULO 2: Silbato Superstar.

El domingo por la tarde, poco después de la última derrota de mi equipo, me senté a escribir sobre el enésimo espectáculo lamentable con el que nuestro querido Redondo había querido obsequiar a la afición del baloncesto en general y a la alicantina en particular, pero tras un párrafo pensé que sonaba más a pataleta de aficionado resentido que ha artículo crítico meditado. Al día siguiente, y mientras leía la sección de baloncesto de un periódico deportivo, acompañado de un café (descafeinado) caliente, no pude contener la risa al leer que nuestro querido De la Maza había pitado falta en el salto inicial. Ahora si que no me podía aguantar. Y es que en una liga en la que se promueve el showtime, los árbitros no han querido quedarse atrás. A los nombrados Redondo y De la Maza, habría que sumarle una cantidad excesiva de nombres (Murgui, Mitjana, Martín Beltran, el gran amante de las cámaras…) que partido a partido dejan de lado la labor arbitral en pos de un momento de gloria, “jugadas” que nunca ocuparán espacio en los programas deportivos, si no más bien en videos de primera. Señores, por favor, limítense a lo que saben hacer, si es que de verdad lo saben hacer.

CAPITULO 3: Será maravilloso viajar hasta Europa.

¿Nowitzki ofreciendose al Barcelona y al Madrid? Lo que me faltaba por ver…eso si, como venga, a ver que precio le ponen en el Supermanager. No pasarse por favor.

CAPITULO 4: Por mis santos COEjones.

Ay Don José. Si es que no está a lo que tiene que estar. Si es que la Federación de Baloncesto no es solo la Selección. Si es que en vez de preocuparse por las ligas nacionales está a la caza y captura de micro. Si es que aunque tenga usted razón en el fondo, siempre le han perdido las formas. Si es que desde el Mundial, Europeo y el oro parece plata si es de nuestra (no suya) selección no hay quien le aguante dos líneas escritas o cuatro palabras habladas. Don José, por favor, deje de subir el pan, y mírese de vez en cuando el cuello de la camisa, que igual, y para su sorpresa, está más sucio de lo que usted cree.

A buenas horas (mangas verdes) me he puesto yo de nuevo a escribir de baloncesto.

También podría gustarte Más del autor