Benditas/malditas vacaciones

Bueno, después de unas ¿merecidas? vacaciones, ya estamos otra vez aquí. Quería haber vuelto antes pero tras una breve charla mi consejero matrimonial decidí aplazar mi vuelta una semana más. Todo un placer volver a saludaros.

Dejándo de lado lo emotivo y nostálgico del momento, inicio mi personal y tardío repaso a la ACB: Todo sigue igual. Y es que ha sido mirar la clasificación después de cuatro jornadas y ver que de las ocho primeras plazas siete las ocupan «los de siempre» aunque con comienzos distintos. El TAU como una apisonadora sea quien sea el inquilino del banquillo, el Unicaja cumpliendo a rajatabla los dictámenes de don Alejandro, el Barcelona por plantilla y poco más, el Pamesa de nuevo bajo el lema «este año si» aunque este año parece que si, el Gran Canaria a lo suyo, el Juventud dando continuidad a un gran proyecto, el Madrid «con Plaza y a lo loco, y el Granada con una revolución que parece funcionar.

Por detrás Bilbao no acaba de arrancar, Estudiantes ya conoce la «cara B» de Casimiro, Fuenlabrada y Manresa combinando ilusión, trabajo y esfuerzo en busca de un final feliz, Bruesa y CAI con la irregularidad normal de equipo recien ascendido donde la calidad contrastada acumula demasiados años en sus espaldas, Murcia haciendo malabarismos y no solo con su cuenta corriente, Menorca con dos atracos en cuatro días, y Cajasol, esa pequeña aldea de irreductibles sevillanos donde Asterix ya nada puede hacer.

Y como es el primero después de mi letargo tampoco quiero abusar mucho más de vuestro tiempo, y solo me gustaría resaltar tres nombres:

– Oleson: olé, olé y olé.

– Aguilar: Demostrando lo que se le había intuido. Gracias al Granada y a Trifón por apostar por él.

– Claver: por fin ha dado un paso al frente. Enhorabuena Víctor, ya eres grande.

Un abrazo a todos

También podría gustarte Más del autor